Funcionamiento de las vitroceramicas

Las cocinas son sistemas de cocción en los que hay un vidrio entre la fuente de calor y el recipiente que se quiere calentar. La llegada de la vitrocerámica ha supuesto una renovación en la cocina, puesto que es más cómoda de adecentar y tiene indicadores de calor que advierten que las placas aun continúan calientes, lo que deja un ahorro de energía.

Las vitrocerámicas forman un sistema de cocción eficiente y preciso.

  • De inducción, las más empleadas en nuestros días y las vitrocerámicas por antonomasia: son las más modernas en tanto que no emplean ningún género de resistencia como fuente de calor. Logran cocinar los comestibles merced a la transmisión de energía por medio de un campo imantado. El calor se genera por corrientes parásitas y por agitación imantada. Es preferente emplear recipientes de metal ferromagnético, con fondo plano, llano y grueso. El vidrio continúa frío y es más simple de adecentar.
  • De resistencia eléctrica: tienen una resistencia eléctrica bajo el vidrio. El calor se regula automáticamente, controlando por sí solas la temperatura a través de un termostato dependiente de la corriente. Cabe rememorar que la corriente mediante una resistencia varia en función de su temperatura.
    • De gas: disponen de unos quemadores con celdillas en estructura de panal de abeja, que se hallan bajo el vidrio. El gas se enciende de manera automática, a través de unas válvulas que dejan o bien cortan el paso del gas. Son las más viejas y menos usadas.

Fuente: www.vitroceramicasbaratas.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *